Archivo del sitio

El Sevilla FC consigue su victoria número 900 en Primera División

El Sevilla logró sobreponerse a la dolorosa derrota ante el Betis y pudo despedir en casa esta mala temporada endosando cinco goles al conjunto vallecano. Ambos equipos llegaban al partido con rachas similares, el Sevilla solo había conseguido uno de sus últimos doce puntos posibles y el Rayo, en cambio, había perdido sus últimos cinco partidos. Los antecedentes sonreían al Sevilla, ya que de los 17 partidos que se habían disputado en el Sánchez Pizjuán entre Sevilla y Rayo Vallecano, 14 fueron victorias locales, dos fueron empates y tan solo una victoria visitante.

Con esta goleada, el Rayo Vallecano ha igualado su récord de derrotas en Primera, 6 derrotas consecutivas, como en la temporada 1989/90. A falta de 11 jornadas, el Rayo estaba a 4 puntos de la Champions y con un colchón de 13 puntos sobre el descenso y ahora se ve obligado a ganar en la última jornada al Granada, otro de los equipos que luchan por mantenerse. Por su parte, el Sevilla acaba con sus opciones matemáticas de jugar en Europa por noveno año consecutivo.

 

 

Los autores de los 5 goles sevillistas fueron: Babá, por partida doble; Cala, Reyes y Kanouté. Babá consiguió el segundo doblete de un senegalés en la historia de la Liga Española, el primero lo logró Ibrahima con Osasuna, el 26 de octubre de 2011. Cala marcó su cuarto gol como sevillista, dos años después de que hiciera el último. Reyes marca su primer gol desde que se fichara en enero al Atlético de Madrid, que precisamente fue el último equipo al que le había marcado con la camiseta blanca, el 21 de enero de 2004. Detras de estos goles, tenemos a otro protagonista, Jesús Navas. El palaciego dio dos asistencias de gol, por lo que ya suma 13 asistencias en la presente liga. Su récord estaba en 10 asistencias en una temporada.

Los porteros también fueron protagonistas. Cobeño paró un penalti a Trochowski cuando el partido aun iba empate a cero, siendo el segundo penalti que para en esta liga, solo Munúa lo había conseguido. Por el lado contrario, tenemos a Palop, que sigue batiendo récords. Andrés se ha convertido en el tercer portero que juega 200 partidos con el Sevilla en Primera División, adelantando a Buyo y solo por detrás de Busto (339) y Unzué (222).

 

 

Este partido pasará a la historia, pero no por la goleada en sí, porque ser la victoria número 900 en Primera División y  el último partido que jugó Frédéric Kanouté en la que fue su casa durante 7 temporadas. Kanouté es ya considerado el mejor jugador de la historia del Sevilla FC. El jugador malí ha dejado como legado 288 encuentros oficiales disputados, 137 goles (90 en Primera División, 14 en Copa, 28 en Europa y 5 en Supercopas) y seis títulos. Estos números, esta historia, su grandeza y  su humanidad dentro y fuera del terreno de juego, convierten en un hecho objetivo que Kanouté sea el mejor jugador que jamás haya vestido la camiseta sevillista, más allá de opiniones personales.